Marrakech, una ciudad que te envuelve con su atmósfera oriental y su misticismo cuando cae la noche. Aquí se encuentra el RIAD DAR TACHATA, en un precioso y tranquilo oasis a la entrada de la puerta Bab Debbagh. En realidad, ‘Tachata’ significa “cumbre” y en invierno, cuando el buen tiempo acompaña, la ciudad te regala espectaculares vistas de las blancas montañas del Atlas.

Muy cerca del Riad Dar Tachata se encuentra la Medina, el verdadero corazón de la ciudad, con su pintoresco zoco y la incomparable plaza Jamaa-El-Fna. A corta distancia del Riad se encuentran también las tenerías donde se curte y tiñe el cuero y el museo de la fotografía, ambos lugares de gran interés.

Visitar Marrakech y sus magníficos alrededores, sus cadenas montañosas, sus desiertos y su costa son la escapada ideal para el visitante en busca de experiencias auténticas.

Durante tu estancia, tendrás oportunidad de conocer a nuestro amable personal, que te ayudará, si quieres, a descubrir la auténtica ciudad antigua, con todas sus riquezas y su esplendor, así como sus alrededores. En Marrakech, hay siempre algo para cada viajero.

El Riad Dar Tachata se encuentra en una agradable residencia con dos grandes piscinas y una para niños (abiertas entre Abril y Octubre), 3 supermercados, una cafetería, una farmacia y un salón de belleza.